Descargar Mamá rica novela en EPUB | PDF | MOBI

Reseña del libro Mamá rica novela

Reseña literaria de Mamá rica novela

Mamá rica novela pdfMamá rica novela pdf descargar gratis leer online JoyreadUrbano
Doloroso
Amor destinado
Bebé inteligente
Tsundere
Mujer súper poderosa
MaquinadorCapítulo 1—Señorita Corral, está embarazada de trillizos y los fetos están sanos. Las palabras del médico todavía resonaban en la cabeza de Selena mientras sostenía su cintura con una mano y un informe de ultrasonido 4D en la otra. Ya estaba embarazada de siete meses y debido a que eran trillizos, era más grande que otras mujeres embarazadas. De hecho, ella era incluso más grande que aquellas mujeres que estaban a punto de dar a luz. No lograron obtener buenas fotos de los tres bebés con los escaneos anteriores, pero finalmente tuvo las fotos que quería esta vez. «¡Se los voy a mostrar a Felipe! En definitiva, estará muy feliz de verlos». Después de caminar un rato, se cansó y comenzó a jadear, por lo que encontró un banco y se sentó. Luego, miró con atención el informe del examen en sus manos; los rostros de los tres bebés eran visibles con mucha claridad. —¿A quién se parecen? ¿A su papá o a su mamá? De repente, una mano esbelta se acercó y le arrebató el informe. Cuando Selena miró hacia arriba con brusquedad, vio una cara familiar y hechizante. No era otra que Megan Corral, su hermana menor de otra madre. Megan era solo más joven que ella por unos seis meses; ella fue concebida durante un romance que su padre tuvo cuando la madre de Selena estaba embarazada. —¡Devuélvemelo! —Selena se puso de pie con dificultad. Sosteniendo su vientre, se acercó para agarrar su informe del examen. Sin embargo, la comisura de los labios de Megan se curvaba hacia arriba y sus cejas se levantaban mientras decía: —Estos b*stardos son tan feos que puedo decir que no son hijos de Felipe. —¿De qué estás hablando? Con un movimiento suave, Megan tiró el informe, que flotó hasta el suelo. —Selena, ¿en verdad crees que vas a formar una familia con la Familia Lagos, eh? ¡Sigue soñando! La persona con la que dormiste esa noche no era Felipe en absoluto. —Entonces, Megan de repente se acercó a la oreja de Selena y le susurró—: Fue un b*stardo al azar que encontré para ti. —¡Tú! —Selena miró a Megan en estado de conmoción. «¿Cómo es esto posible? Esa noche, era claramente Felipe…». De repente, Megan cayó al suelo y agarró el brazo de Selena con ambas manos. —¡Selena, lo siento! ¡No quise hacerlo! Puedes golpearme y regañarme como quieras, ¡pero por favor no lastimes a mi hijo! Antes de que Selena pudiera reaccionar, un hombre se acercó de repente y la empujó lejos. Tropezando hacia atrás, su espalda golpeó la pared detrás de ella y un dolor sordo se extendió a través de ella. —¿Qué demonios estás haciendo, Selena? —Felipe ayudó de manera apresurada a Megan. Esa mirada cariñosa en sus ojos hizo que los propios ojos de Selena se llenaran de lágrimas. «Los dos…». —¡Felipe, por favor, discúlpate con Selena! Fui yo quien te arrebató del lado de mi hermana y quedé embarazada de tu bebé. Lo siento. Todo fue culpa mía. —Al instante, las lágrimas rodaron por las mejillas de Megan. Felipe se volvió para mirar a Selena con frialdad y le preguntó a Megan: —¿Sientes alguna incomodidad? ¿Quieres ir a ver a un médico? A lo largo de los siete meses de su embarazo, rara vez había cuidado de Selena, ya que el número de veces que se veían, se podía contar con los dedos de una mano. —No, tú debes ir y ver como se encuentra Selena. Ella está más adelantada en el embarazo que yo. Estoy bien. Felipe apoyó a Megan con sus brazos y cuando miró a Selena, sus ojos de inmediato se volvieron helados. —Selena, los niños en tu vientre no son míos. Solo el niño en el vientre de Megan es mío. —Su tono era aún más frío que su mirada y ni siquiera estaba dispuesto a mirar el cuerpo de Selena por un segundo más. —Tú… Ella… —Selena no podía completar sus palabras en absoluto. Por el momento, solo podía sentir su cuerpo temblando de manera terrible, como si se hubiera vertido una cubeta de agua helada sobre ella de la cabeza a los pies, haciéndola sentir por completo fría. —Megan y yo hemos estado juntos durante mucho tiempo. No te lo dijimos porque teníamos miedo de lastimarte, así que incluso cuando quedaste embarazada, lo hemos estado ocultando. Pero ahora que Megan está embarazada de mi hija, no quiero angustiarla más, así que vamos a romper. Selena se agarró a la pared detrás de ella con fuerza. Justo cuando ya estaba en su séptimo mes de embarazo y cuando ya estaba bien preparada para dar la bienvenida a tres pequeñas vidas en el mundo y comenzar una nueva vida con Felipe, Dios la había tomado por una tonta. El hombre que tanto amaba la había abandonado. Desde que su madre murió, Felipe se volvió su mundo. Ella lo amaba, por lo que podía renunciar a todo lo que tenía para él e incluso soportar todo por él, pero la abandonaba así como así. Al ver que Selena no tenía nada que decir, Felipe giró la cabeza para mirar a Megan. —Megan, vamos a hacer un chequeo para estar seguros. ¿No dijo el médico que tu embarazo aún no es estable? —Está bien. Luego, Felipe ayudó a Megan a dar la vuelta y ambos caminaron hacia el otro lado. Solo entonces Selena recobró el sentido. —¡No te vayas! ¡Tienes que darme una explicación! —Selena sostuvo su vientre y alcanzó a Felipe con gran dificultad. Tan pronto como ella sacó el brazo de Felipe, el hombre de manera inconsciente la arrojó lejos—. ¡Ah! —Ese movimiento repentino hizo que Selena cayera hacia atrás en el hueco de la escalera que estaba justo detrás de ella. Derribado, su voluminoso cuerpo comenzó a rodar por las escaleras. El mundo parecía calmarse de repente. Selena levantó los párpados con dificultad y vio que encima de ella, el hombre que había amado durante siete años estaba sosteniendo a la otra mujer embarazada en lugar de ella… El dolor en su cuerpo impregnaba sus sentidos; sintió que sus párpados se hacían cada vez más pesados. En el siguiente segundo, el mundo se oscureció. Cuando volvió a abrir los ojos, se dio cuenta de que había sido despertada por un dolor tan intenso, que sintió como si todo su cuerpo se hubiera entumecido. Mientras tanto, el líquido transparente de la botella intravenosa fluía de manera constante en su cuerpo. —¡Está despierta! —La enfermera la echó un vistazo y ajustó la velocidad de la infusión. Luego, continuó—: Como fue un nacimiento prematuro de trillizos, le hicieron una cesárea en el último minuto. Usted dio a luz a dos niños y una niña. —La enfermera se mordió el labio y desvió la mirada mientras agregaba—: Es una pena que los dos chicos… Selena volvió sus ojos para mirarla con fijeza. En respuesta, la enfermera se apresuró a girar los ojos hacia el otro lado e inclinó la cabeza para recoger sus cosas. Entonces, ella parecía haber tomado una gran decisión antes de seguir diciendo: —Están muertos. La niña está en la incubadora. —Después de decir eso, salió de la sala a toda prisa. «Los dos chicos están muertos. Los dos chicos están muertos. Los dos chicos están muertos…». Estas fueron las únicas palabras que quedaron en la cabeza de Selena.

Te dejamos los enlaces de Mamá rica novela

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.