Descargar Tres secretos de amor novela en EPUB | PDF | MOBI

Cual es el argumento de Tres secretos de amor novela

Reseña literaria de Tres secretos de amor novela

Tres secretos de amor novela pdfTres secretos de amor novela pdf gratis descargar leer online joyreadContemporáneo
Urbano
Realista
Oficina
Mimada
Amor destinado
Triángulo amoroso
Venganza
Embarazo
Bebé inteligente
Billonario/Billonaria
Belleza inusual
Asistente
dulce
Arrogante
Posesivo
Dominador
Inocente
TsundereCapítulo 1El jadeo fuerte y pesado resonó en sus oídos. Así fue como Génova Aston supo que estaba soñando de nuevo. Hacía poco que había experimentado el mismo sueño de esa noche, en el cual estaba enredada en una relación apasionada con un hombre misterioso. En la débilmente iluminada casa, Génova lo vio con claridad. La silueta de su rostro insinuó ciertos rasgos definidos. Génova levantó una mano y lo tocó; quería saber si era real o solo un sueño. El hombre agarró su mano estirada y le susurró en el oído de forma provocativa: —Un regalo para ti. Un anillo de diamante apareció frente a sus ojos. El hombre misterioso presionó el anillo con fuerza entre las palmas de ambos y después le hizo el amor en un estado de frenesí, ahuyentando todos los pensamientos de su mente. La intensidad era de otro mundo y aclaró las dudas de Génova de una vez por todas. «¡Debo estar soñando!». Se despertó de un sobresalto, empapada de sudor frío. Desconcertada, se sentó en la cama y se secó el sudor del rostro. —¿Q-qué están haciendo ustedes dos? —tartamudeó. Su madrastra, Candela Danés, y su media hermana, Felicia Aston, intercambiaron miradas siniestras; ambas mujeres sonreían de manera engreída. Candela se cruzó de brazos y miró a Génova con enojo. —¡Te desmayaste en el banquete familiar de los Aston, Génova! El doctor te revisó y confirmó que estás embarazada. Solo tienes dieciocho años y ya llevas a un bastardo adentro tuyo. ¡Qué vergonzoso! ¡No eres más que una z*rra! La expresión de Génova se desfiguró y negó con la cabeza energéticamente. —¡Eso es imposible! No puedo estar embarazada. De pronto, recordó el anillo colgando de la cadena alrededor de su cuello. «¿No había sido un sueño después de todo?». Entrecerró los ojos al darse cuenta y le lanzó una mirada al par de confabuladoras. —¿Fueron ustedes? ¡Debieron sabotearme! Candela le dio un vaso de leche todas las noches que daba vueltas en la cama debido a sus sueños sexuales apasionados. «Debe haberle puesto alguna droga a la leche». Consternada, Génova no podía soportar imaginar lo que había sucedido después de consumir la droga que Candela le había dado. Estaba tan angustiada que comenzó a llorar. Felicia levantó el ceño y se burló: —Así que tienes una que otra neurona. Buscamos un hombre anticuado para ti. ¿Disfrutaste compartir la cama con un hombre de sesenta años? ¿O tenía setenta? ¡Ja, ja! Las burlas de Felicia enfurecieron a Génova, quien tomó una almohada y golpeó al vil dúo. —¡Mujer horrenda! ¡Espera a que te ponga las manos encima! Génova se lanzó hacia las dos mujeres. Arrancó, con satisfacción, un mechón de la cabeza de Felicia y la hizo chillar del dolor. Entonces, dos guardaespaldas se adelantaron y detuvieron a Génova. Candela y Felicia suspiraron aliviadas. Enfurecida con el accionar de Génova, Felicia escupió mientras su expresión se ensombrecía. —Sabes, Génova, ese anciano dijo que pediría tu mano si quedabas embarazada. ¡Qué pena! Se fugó en lugar de mantener su palabra. Eres menos valiosa de lo que pensaba; incluso el anciano prefirió dejarte. Génova intentaba liberarse del agarre de los guardaespaldas. Miró con furia a su madrastra y hermana, determinada en lanzarse hacia el par despreciable, pero el fuerte agarre de los hombres le impidieron hacerlo. Candela sacó un cuchillo y siseó a Felicia. —¿Por qué pierdes tiempo hablando con ella? Una vez que esté muerta, te convertirás en la hija mayor de la familia Aston y la heredera legítima de su fortuna. Entonces, Candela levantó el cuchillo y se acercó a Génova. —¡Ayuda! ¡Sálvenme! —gritó, incapaz de librarse. Sus súplicas no sirvieron de nada ya que nadie fue a su rescate. Candela la apuñaló sin piedad, dejándola tirada en un charco de sangre; solo después de eso, los guardaespaldas la soltaron. Estaba en un estado de agonía total y colapsó en el piso. Miró con odio a Candela y Felicia, jurando que no las dejaría librarse de ese crimen. Candela la miró con desprecio. —Feli, nadie más robará lo que te pertenece, y tu abuelo ya no tendrá más favoritos tampoco. —Soltó una carcajada maligna antes de instruirle a los guardaespaldas—: Desháganse del cuerpo.

Tres secretos de amor novela enlaces:

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.