Descargar Teach me to forget novela en EPUB | PDF | MOBI

Reseña del libro Teach me to forget novela

La sinopsis de Teach me to forget novela

Teach me to forget novela pdfTeach me to forget novela pdf descargar gratis leer online Joyread¿cómo trabaja que me olvide de él si me lo extrajeron en a pesar de de mi voluntad? ¿cómo podré olvidarlo si intrínsecamente de mí se está adiestrando el producto de todo el suavidad que impresioné y practico sintiendo por él? me iluminaste el cómo se inscriba apreciar y ser estimada por eminente vez, pero no te lucraste pulirme cómo consigo desentrenarte.Capítulo 01Marylise Corrí lo más rápido que pude, necesitaba encontrar un lugar para esconderme, pero no encontraba ni uno que estuviese cerca; me alejé lo más posible, caminé sin rumbo por horas, lloré hasta quedar seca por dentro, derramé lágrimas hasta que mis ojos me rogaron que parara, recordé momentos vividos a su lado hasta que mi mente me dijo que era suficiente, me hice daño a mí misma hasta que mi corazón me suplicó tregua; y le hice caso… … Dejé de huir, dejé de llorar, dejé de lastimarme, dejé de sentir. * Hoy soplé las velas de un pastel hecho por mis amigos, me dijeron que pidiera un deseo mientras cantaban alegres al unísono una canción dedicada para mí, no supe qué pedir entre tantas opciones. ¿Dinero? ¿Cosas materiales? ¿Amigos? ¿Permisos? ¿Salud? ¿Amor? ¿Felicidad?… ¿olvido? Soplé hacia la última, la número 17, pero no deseé nada, no lo hice porque lo que deseaba que pasara no se cumple apagando velas de cumpleaños. * Un chico se acercó a mí, le interesé, vio algo en mí que le pareció atrayente, él solo era un año mayor; era lindo, atractivo, respetuoso y algo cariñoso a mi parecer. Mis amigas me animaron a aceptar su invitación, me animaron a aceptarle entrar a mi vida. Le di una oportunidad, nos conocimos, salimos un par de veces, me pidió que fuese su novia y yo acepté. A su lado todo era genial al principio, él era un chico lindo y atento, se preocupaba por mí, por mi bienestar. Me procuraba todo el tiempo, era detallista, amable, me hacía sentir como si fuese una persona por la cual deberían preocuparse y brindarle afecto. Parecía por un momento que todo era perfecto, hasta que logré darme cuenta que, no porque algo sea perfecto significa que esté bien. Lo intenté, en verdad lo intenté, pero no funcionó, no estábamos listos, no nos conocíamos lo suficiente… … Terminamos a las pocas semanas. * El día de ayer fui por mi cuenta al supermercado a hacer las compras de la semana, para lograr distraerme un poco, ya que mi mamá no pudo acompañarme; no suele estar tanto en casa últimamente, su trabajo le está absorbiendo el poco tiempo libre que tiene, me dijo que tenía que cubrir unos turnos extras algunos días para poder solventar los gastos de la semana aunque, siendo sincera, no siento que haga falta que se desgaste tanto ya que, con su sueldo base nos alcanza perfectamente para todo, incluso hasta para tener algunos ahorros y hacer algunas compras que no se consideran necesarias o básicas. A veces, mi mente me traiciona y me hace pensar que solo son excusas para no estar conmigo, aunque sea un par de horas. Este hecho provoca que esté sola en casa la mayoría de las veces, cosa que no me gusta del todo; la soledad y el silencio abrumante que inundan las cuatro paredes de mi habitación, que han sido mis fieles compañeras en mis momentos más bajos desde aquel día, le dan entrada a pensamientos pesimistas, que solo logran hundirme más y hacerme sentir más miserable, patética y la persona más estúpida y poca cosa que jamás haya conocido. Mis amigos han notado que no me encuentro bien, que poco a poco me fui apagando, que no soy la misma Marylise que solía ser hace meses; aunque yo trate de convencerlos que todo está bien conmigo, que solo me siento un poco enferma a veces por mi condición, sé que no se tragan ese cuento, pero les agradezco que no sean tan insistentes al respecto. Sé que no estoy bien, sé que debería pedir ayuda, Lilianne me lo ha repetido hasta el cansancio, pero… ¿para qué? ¿De qué sirve que pida ayuda si a nadie le interesaría escuchar mis problemas? Intenté un par de veces hablar con mi mamá, pero ella no tiene tiempo para mis estupideces; estoy segura que ni siquiera se ha dado cuenta de cómo me encuentro. A veces desearía que volviera a ser tan estricta y controladora como lo era antes, desearía que controlara mi vida y mis decisiones, que esté al tanto de cada paso que doy, que esté ahí para mí cuando más la necesito, pero ya nada es como antes. Ni siquiera mi propia madre hace el esfuerzo por estar cerca de mí, ¿Qué tan desagradable puedo llegar a ser? * Mis amigos vinieron a verme a mi casa y trajeron algunos regalos. No los había podido ver desde hacía una semana, fueron a visitarme al hospital, pero no estaban dejando entrar a nadie, así que tuvieron que esperar. Tuve una recaída mientras caminaba de regreso a mi casa; no me había estado sintiendo bien desde hacía unos días, pero no le conté a nadie, me hice la fuerte y esto fue lo que pasó. Perdí el conocimiento y amanecí en un cuarto de hospital, con mi mamá durmiendo al lado de la cama. No supe cómo fue que llegué aquí, las enfermeras nos dijeron que un hombre me trajo en brazos y les pidió que me dieran atención inmediata, sin embargo, no dio sus datos personales ni se dejó ver. Mi mamá quería saber quién era para poder agradecerle en persona, así que esperó a que regresara en algún momento, pero éste nunca volvió. No supe quién fue, pero le agradecí internamente por haberme salvado. * Me alegra que mis amigos se estén llevando tan bien hasta llegar al punto de gustarse y pensar en salir juntos. En gran parte ayudamos Lilianne, Martha y yo, dándole ánimos a Jessie para que se atreviera a confesarse. Aún recuerdo cómo la espiamos entre las tres cuando se dirigió a mi amigo y se lo confesó de golpe. Nosotras le aconsejamos que le dijera, pero no así tan de repente y sin preparación del terreno. Aún recuerdo la cara de pasmo que puso Brent al escucharla, aún recuerdo el color rojizo que tomó el rostro de la chica y sus gestos nerviosos, aún recuerdo perfectamente como salió huyendo de ahí al balbucear un par de cosas mientras Brent la perseguía pidiéndole que se detuviera. En verdad me alegro por esos dos, me alegro que Brent se hubiese dado una oportunidad con ella y así poder conocerla, se merece ser feliz con alguien que pueda darle todo lo que él pueda ofrecer. *

Teach me to forget novela enlaces:

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *