Descargar Un trato acertado novela en EPUB | PDF | MOBI

Argumento de Un trato acertado novela

Reseña literaria de Un trato acertado novela

Un trato acertado novela pdfUn trato acertado novela pdf descargar gratis leer online JoyreadEl apocalipsis comenzó cinco años detrás cuando el una ocasión deificado connubio de los creadores de Natalia Sainz terminó en un divorcio aniquilador. Su procreador, la superficie misma de la bestialidad, ahora no tenía ningún cariño hacia su categoría y los dejó a humanidad de su propia supervivencia. Justo cuando parece que pueden tomarse un alto, su querido ñaño se enfrenta a una excusa cardíaca que pone en jaque su fortaleza y requiere atención doctora inmediata. Desesperada y sin salida, recurre a instrumentos cuestionables para cerciorarse de que su monje sobreviva. ¿el bosquejo de Natalia? Escabullirse por la sombra en la cámara de un ignoto y actuar la última estratagema, por lo que precede de escabullirse en el aspecto. Cinco años posteriormente, regresa a su pueblo procedente con dos críos a cuestas, briosa a recordar todo lo que tenía. El hado hace que se encuentre con el macho más próspero de la provincia, que tiene muchas vacilaciones sobre la paternidad de sus cachorros. ¿seguirá con esta argucia o volverá a escaparse?Capítulo 1Cuando Natalia Sainz abrió los ojos, ya eran las tres de la madrugada. Un hombre estaba tumbado a su lado con el rostro alejado de ella, pareciendo estar profundamente dormido. Mirando su espalda desnuda, recordó lo que había sucedido hacía unas horas. Sólo pensar en cómo había tenido sexo cinco veces anoche hizo que sus mejillas se sonrojaran de vergüenza. ¿Cómo es que este tipo tiene tanto aguante? Ugh… genial, ahora hasta caminar le dolerá. Se alejó en silencio de la cama mientras luchaba por soportar el dolor que la atravesaba. Apretando los dientes, se puso la ropa y salió de la suite presidencial, llevándose todas sus pertenencias. Justo cuando salía de la habitación, una figura se puso delante de ella y la detuvo en seco. —¿Cómo ha ido? ¿Está hecho el acto? Era su hermanastra paterna, Jazmín Sainz. —Sí —respondió Natalia con un movimiento de cabeza. —¿Estás segura de que no te ha visto la cara? —presionó Jazmín con urgencia. Después de todo, el hombre que estaba dentro de la habitación se suponía que era el juez principal del concurso de moda: Nil León, un hombre de unos cincuenta años. Antes le había prometido a Jazmín que sería la ganadora del concurso, pero con una condición: que se acostara con él durante una noche. Sucedió que Natalia necesitaba desesperadamente dinero en ese momento. Así, hizo un trato con Jazmín: que ella ocuparía su lugar a cambio de un millón. —¿Has traído el dinero? —Natalia no respondió a la pregunta de Jazmín. Lo único en lo que podía pensar ahora era en su hermano, que seguía esperándola en el hospital. Ese millón sería suficiente para que le hicieran la operación que necesitaba. Los labios de Jazmín se curvaron en una sonrisa antes de sacar una tarjeta bancaria de su bolso. Se la entregó a Natalia y le dijo con falsa preocupación: —Espero que tu querido hermano se ponga bien. Natalia aceptó la tarjeta y apenas la miró mientras la guardaba. No queriendo perder más tiempo con la otra mujer, se dio la vuelta y se fue. Si no estuviera tan desesperada por conseguir dinero para pagar las facturas médicas de su hermano, nunca habría pensado en vender su cuerpo. Ni en un millón de años. Una vez que Natalia se fue, Jazmín se deslizó en la habitación oscura. Se quitó la ropa y se metió en la cama, acomodándose con cuidado al lado del hombre dormido. Cuando amaneció, Jazmín echó un vistazo al hombre que estaba a su lado. Al ver que seguía durmiendo, le dio un empujón mientras gemía a propósito: —Anoche fuiste una bestia. Incluso ahora, todavía me duele… En la habitación poco iluminada, los ojos del hombre se abrieron de golpe al oír su voz. Su cerebro estaba todavía un poco confuso por todo el alcohol que había ingerido anoche. A pesar de ello, recordaba haber inmovilizado a una mujer debajo de él. Esa mujer olía de maravilla, casi embriagadora, y su piel era increíblemente suave y flexible como la de un bebé. Pero entre eso, su mejor rasgo era su «flexibilidad». —Asumo la responsabilidad de lo que hice. El profundo timbre de su voz resonó en la silenciosa habitación, sonando agradable. Espera un segundo… ¡esa voz! Al darse cuenta de que algo no iba bien, Jazmín se incorporó en la cama y encendió a toda prisa la lámpara de la cabecera. Luego se giró para mirar al hombre que estaba a su lado. Para su sorpresa, la visión que la recibió no era la del viejo y arrugado rostro de Nil, sino la de un hombre joven y demasiado guapo. Incluso cuando estaba muy aturdida por la revelación, reconoció ese rostro. No era otro que Hugo Thompson, el hombre más influyente y poderoso de Ciudad Alvear. —Como pago por salvarme, te daré lo que quieras. Mientras Jazmín aún estaba procesando la identidad del hombre que tenía delante, Hugo ya se había levantado de la cama. Luego se dirigió al baño para cambiarse de ropa. Cuando salió, su aspecto era meticulosamente ordenado y limpio. Se dirigió hacia Jazmín mientras ella seguía mirando con asombro a ese Dios griego. Metiendo la mano en su chaqueta, sacó una brillante tarjeta con su nombre y se la entregó. —Mi número de contacto y mi dirección figuran aquí. Aquellos dos obsidianos hipnotizantes brillaban con fuerza mientras miraban un rostro bien definido. Su afilada nariz y sus gruesas cejas complementaban aún más sus ojos, con una mirada que parecía capaz de sacar el alma de una persona de su cuerpo en cualquier momento. Ahora, tenía una expresión indiferente mientras su chaqueta de traje estaba colgada en el hueco de su brazo. Respirando con fuerza, una de las manos de Jazmín se aferró a las sábanas y la otra se estiró para coger la tarjeta. Pero antes de que pudiera hablar, él ya se había ido, como una brizna de humo. Miró la tarjeta con su nombre mientras la emoción brotaba como una fuente en su pecho. Ni en sus mejores sueños habría pensado que Natalia tendría la suerte de acostarse con el hombre equivocado, o en este caso, con el hombre correcto. Lo que hizo que Jazmín se sintiera aún más afortunada de que Hugo la confundiera con la que se acostaría con él. «¡Y todo gracias a Natalia! Olvídate de ganar el concurso, ¡toda Ciudad Alvear será mía en el futuro!» Mientras tanto, en el hospital. Se vio a una joven esperando ansiosamente fuera de un quirófano a alguien. Sus cejas se fruncen en una profunda preocupación mientras se muerde el labio y se come las uñas con nerviosismo. De vez en cuando, miraba el indicador situado sobre las puertas del quirófano mientras murmuraba una oración silenciosa. «Querido Dios, por favor, ayuda a Jared a salir adelante…» … Al cabo de cuatro horas, la luz sobre las puertas se atenuó y el médico, todavía vestido con la bata, salió de la sala. En cuanto la joven vio al médico, se apresuró a decir: —Doctor, soy la hermana de Jared, Natalia. ¿Cómo está? —Gracias al cielo, la operación de Jared fue un éxito. Lo único que le queda es descansar más, y podrá recuperarse en poco tiempo. Ante esto, los ojos de Natalia se enrojecieron. Su sacrificio no había sido en vano entonces. Todo valía la pena con tal de salvar a su hermano menor. «Por él, estoy dispuesta a hacer cualquier cosa…»

Te dejamos los enlaces de Un trato acertado novela

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.