Descargar Inesperados momentos novela en EPUB | PDF | MOBI

Cual es el argumento de Inesperados momentos novela

La sinopsis de Inesperados momentos novela

Inesperados momentos novela pdfInesperados momentos novela pdf descargar gratis leer online JoyreadLin Anan y Liu JunCapítulo 1Me llamo Lin Anan y era una ama de casa común. Han pasado tres años desde que me casé con mi esposo, Liu Jun, y tuvimos un hijo de dos años. La vida fue difícil, pero logramos salir adelante. Todo cambió cuando nuestro hijo, que recién había cumplido dos años, de repente se desmayó y le diagnosticaron síndrome nefrótico. El médico me dijo que iba a necesitar un millón para su tratamiento, y esa era una suma enorme para una familia con bajos ingresos como la nuestra. Casi me desmayé del asombro cuando me enteré del valor, y no estaba segura de qué hacer. Pero mi hijo estaba en la cama del hospital, así que iba a hacer cualquier cosa para que lo trataran. Apenas me fui del hospital, corrí hasta el lugar de trabajo de Liu Jun para hablar sobre el asunto con él. Sin embargo, su actitud fue muy indiferente. Me dijo que no tenía el dinero y que tampoco tenía a nadie a quién pedírselo prestado y concluyó en que lo resolviera por mi cuenta. Estaba tan enojada que le di una bofetada en el rostro. Sin tiempo que perder, empecé a pensar en formas de pedir dinero prestado. Desafortunadamente, el préstamo que podía conseguir con mi posición como vendedora en un centro comercial iba a ser una cantidad diminuta. Me sentí desconsolada y lloré hasta dormirme durante días. Justo cuando estaba llegando a la desesperación, mis amigos del trabajo llegaron con una idea para mí. En nombre de la vida de mi hijo, elegí sacrificar mi dignidad y estuve de acuerdo con la propuesta. En ese momento, mientras me encontraba inmóvil y débil en la cama del hotel, los hematomas en mi cuerpo me recordaban cuán intenso había sido sexo más temprano. Está bien. Me vendí a un extraño con tal de pagar los gastos médicos de mi hijo. La puerta del baño se abrió y el hombre caminó hacia otra habitación en pantalones cortos. Me apresuré, recogí mi ropa y me la puse. El hombre regresó un poco después y se sentó con desgano en el sofá junto a él. —El servicio de hoy estuvo muy bien —me dijo con un tono juguetón y me entregó un cheque—. Aquí está tu recompensa. Sus palabras me hicieron sentir muy avergonzada, pero aliviada al mismo tiempo. Tomé el cheque con rapidez. Sin embargo, quedé estupefacta al ver que solo eran doscientos mil. ¡Mis amigos me habían dicho que iba a ser un millón! Estaba ansiosa por la desesperación de salvar a mi hijo. —Señor, ¿se equivocó con el monto? Pensé que el trato era un millón. El hombre tenía una expresión de sorpresa en su rostro, y luego se puso de pie y me sujetó del mentón. Era muy alto y aterrador, así que no me atreví a luchar. —¿Un millón? —dijo luego en un tono de burla—. Ja, ja. ¡He visto muchas mujeres como tú! Deberías mirarte en un espejo antes de pedir esa suma. Ahora, ¡toma el dinero y vete! Me sentí herida por sus palabras, pero sabía que iba a terminar sin obtener nada si me enojaba más con él, así que me fui corriendo de la habitación apenas me soltó. Una vez que deposité el cheque, fui al hospital tan rápido como pude y entregué los doscientos mil al personal del mostrador de pagos. El médico solo le colocó a mi hijo un suero intravenoso después de confirmar mi pago. Me senté junto a la cama del hospital y miré su rostro pálido. Tres años antes, mi esposo, Liu Jun, me había cortejado apasionadamente, y pronto me enamoré de lo cariñoso y considerado que era. Había pensado que nuestra vida después del matrimonio iba a ser feliz, pero su actitud se volvió fría y distante desde que tuvimos un hijo. Solía golpearnos y regañarnos a menudo, pero yo lo toleraba para darle a nuestro hijo una familia completa. Sin embargo, ya no podía tolerarlo más. Sus acciones me habían llenado de enojo y desilusión —¡Mamá, mamá! —La voz de mi hijo me sacó de mis pensamientos. —Bebé, mamá está aquí. —Me sequé las lágrimas y esbocé una sonrisa forzada para él. —Mamá, ¿dónde está papá? ¿Por qué papá no está aquí para verme? —preguntó con debilidad. Sentí un aguijón en mi corazón, pero me tranquilicé antes de decir: —Papá tiene que trabajar. Vendrá a visitarte más tarde. Luego de reconfortarlo, le pedí a la enfermera que lo cuidara mientras yo iba a casa a buscar algunas cosas esenciales. Cuando abrí la puerta de la habitación de arriba y me estaba cambiando los zapatos en el vestíbulo, oí a Liu Jun hablando con mi suegra en la cocina. No se habían dado cuenta de que estaba en casa. Me detuve para oír lo que estaban diciendo cuando escuché que mencionaron mi nombre y el de mi hijo. Lo que dijeron me dejó perpleja.

Aqui tienes los enlaces de Inesperados momentos novela

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.