Descargar Fragmentos del pasado novela en EPUB | PDF | MOBI

Reseña del libro Fragmentos del pasado novela

Fragmentos del pasado novela – Sinopsis:

Fragmentos del pasado novela pdfFragmentos del pasado novela pdf descargar gratis leer online JoyreadAmor después del matrimonioCapítulo 1—Nena… Una tosca y encantadora voz masculina sonó en el oído de Catalina Silva. … Catalina se despertó sobresaltada. Su frente estaba cubierta de un sudor frío. Sus mejillas se sentían calientes al tacto. «Han pasado cinco años. ¿Por qué sigo teniendo este sueño?». Se levantó y fue al baño a echarse agua en la cara. El agua fresca le despejó la mente al instante. Luego, tomó su vaso y bajó a por agua. —¡No, no quiero! Nunca me casaré con ese viejo feo. »Todo el mundo sabe que Adrián Bonilla es viejo y feo. Ninguna mujer de esta ciudad querría casarse con él. »He oído que su mente se volvió retorcida después de que se desfigurara la cara en un incendio hace unos cinco años. Además, ¡se rumorea que ha matado a dos mujeres! No me casaré con él. El tono agudo de una mujer sonó desde la sala de estar. —¡Es más, si alguien tiene que casarse con él, debería ser Catalina! ¡Después de todo, ya no es virgen e incluso ha dado a luz! Tiene experiencia, ¡así que está bien casarla con ese viejo pervertido! —¡Gabriela! —Dario Silva regañó—: ¡Catalina es tu hermana mayor! Ella apretó los dientes y sollozó: —Papá, soy tu hija biológica. Catalina es sólo una niña que trajiste por accidente en lugar de mí. He vivido dieciocho años en la pobreza, en su lugar. Ahora, por fin, he encontrado el camino de vuelta a la familia Silva y he construido mi carrera. ¡No puedes obligarme a casarme con alguien! —Sí, tiene razón. Mariana Estévez la defendió rápido. —Gabriela se ha hecho un nombre en el mundo de los negocios y es el orgullo de nuestra familia. ¿Cómo podemos sacrificarla? Además, hemos acogido a Catalina durante veintitrés años. Es hora de que nos lo pague. Gabriela, Dario y Mariana se volvieron para mirar a Catalina que bajaba del piso de arriba. Los nudillos de esta última se pusieron pálidos mientras agarraba el vaso con fuerza. Comprendió lo que estaba pasando. Querían tener una alianza matrimonial con la familia Bonilla, pero no estaban dispuestos a sacrificar a Gabriela. Por lo tanto, planeaban enviarla allí en su lugar. Respiró hondo. Una vez abajo, extendió la mano como para pedirle algo a Dario y dijo: —Quiero un contrato. Este la miró confundido. —¿Qué contrato? —Debe haber un contrato que diga que mi deuda será pagada una vez que me case con ese hombre de la familia Bonilla. De lo contrario, no tendré la garantía de que luego no utilizarás esa deuda para hacerme cometer un crimen por ti. Dario se quedó atónito. Detrás de él, Gabriela y Mariana también estaban atónitas. —¿No vas a escribir un contrato? Catalina tomó un bolígrafo y un papel. Luego, escribió unas cuantas frases antes de firmar con su nombre. —Es suficiente. Todos ustedes pueden dejar de actuar. Me casaré con él. Después de eso, fue a la cocina para servirse un vaso de agua antes de volver a subir. Gabriela se apresuró a tomar el trozo de papel cuando ella se marchó. Había escrito las siguientes palabras en el papel: —Catalina Silva se casará en nombre de Gabriela y devolverá a la familia Silva la totalidad de su crianza durante veintitrés años. A Gabriela le costaba creer que aceptara casarse tan fácil. Vio cómo subía las escaleras y murmuró: —Mamá, ¿Catalina se ha vuelto loca? Ha aceptado casarse sin protestar. ¿Es que ya no quiere a su novio? Mariana tapó deprisa la boca de su hija y miró hacia Catalina. Temía que esta cambiara de opinión. Pero ella lo había oído todo. Sonrió con amargura. Hace dos días, ella sí tenía un novio con el que había estado durante los últimos seis años. Estaba dispuesta a hacer cualquier cosa por él. Ahora, ya no. Por lo tanto, no le importaba con quién se casara. Sólo significaba un cambio de estilo de vida. … Tres días después, Catalina fue a la residencia Bonilla. Extrañamente, no la aceptaron de inmediato, sino que le pidieron que se quedara de forma temporal en la villa Bonilla hasta que Adrián tomara una decisión. En otras palabras, aunque ninguna mujer en todo Rosedales quisiera casarse con él, éste no aceptaría a nadie sin más. Dario había ordenado a Catalina que complaciera a Adrián para que se casara con ella. Lo necesitaban para canalizar fondos hacia el Grupo Silva. Ya era de noche y Catalina estaba sentada en el dormitorio en silencio, esperando que el hombre apareciera. ¡Clap! Un ruido sonó de la nada. Al instante, todas las luces se apagaron en la villa, sumiéndola en la oscuridad. Ella no pudo evitar los escalofríos. Le daba miedo la oscuridad. Desde aquella noche de hace cinco años, no podía quedarse sola en la oscuridad. Necesitaba una lamparita junto a la cama para conciliar el sueño. Ahora se encontraba en un lugar desconocido. Por lo tanto, no pudo evitar el pánico. Se abrazó las rodillas y tembló. Estaba demasiado atrapada por el miedo como para darse cuenta de que alguien había abierto la puerta. De repente, algo le tocó los pies y le cubrió la mano. Luego, algo pegajoso y frío le rozó la mano. El rostro de Catalina palideció al instante y su corazón se paralizó del susto. Gritó y retrocedió hasta que su espalda chocó con una pared fría y dura. Le dolió tanto que casi se desmaya. Sin embargo, la criatura desconocida siguió arrastrándose hacia ella en la oscuridad. Entonces, habló con una voz ronca. —Querida, mi querida esposa… Soy yo, tu marido… De repente, las luces volvieron a encenderse e iluminaron toda la habitación. Catalina por fin pudo ver con claridad a la criatura que tenía delante. Era un hombre con un rostro aterrador. Tal vez, no podía llamarse hombre… Su cuerpo estaba encorvado como el de un enano. Sus miembros eran bultos de color negro. Era difícil saber dónde estaban las articulaciones. Iba vestido con una bata de baño y estaba tumbado a un lado de la cama, mirándola con ojos tan negros como un pozo sin fondo. Además, su rostro… Ya no parecía un rostro. Las cicatrices cruzaban su cara y sus rasgos estaban deformados. ¡Parecía un demonio del infierno! —¡Ah! Aunque Catalina se había preparado mentalmente para enfrentarse a él, no pudo dejar de gritar ante esa criatura inhumana que tenía delante. El hombre se rió y dijo: —Querida, ¿por qué gritas? ¿Me tienes miedo? Pero aceptaste casarte conmigo… Catalina estaba a punto de perder la cabeza. Saltó de la cama asustada y salió corriendo instintivamente. No se atrevió a volver a mirar al hombre. Mientras corría aterrorizada, Catalina volcó y rompió un jarrón en el pasillo. Ni siquiera se dio cuenta de que su pierna sangraba por un corte provocado por el fragmento del jarrón. —Jajaja… El hombre de la bata observó cómo Catalina desaparecía por el pasillo. Luego, se quitó los guantes y la máscara, revelando un rostro suave y regordete. Resultó ser un niño. —¿Cómo puede siquiera soñar con ser nuestra madre? Es una cobarde. Entonces, se bajó de la cama y corrió excitado hacia un pequeño estudio. —¡Lo hice de nuevo!, ¡asusté a otra! —Oh —respondió un niño que se parecía a él. No se molestó en levantar la vista de su libro. El chico que asustó a Catalina estaba descontento con la reacción de su hermano mayor. Se sentó en una silla y regañó: —¿Puedes mostrar algo de preocupación por papá? Odia a las mujeres, pero el abuelo no para de organizarle prometidas. Esa mujer es la tercera. El otro chico arqueó las cejas. Su expresión parecía mucho más madura de lo que se esperaba de su corta edad. —Ya veo. El chico que asustó a Catalina se quedó sin palabras. «Mi hermano tiene un alto coeficiente intelectual, pero siempre se comporta fríamente con todo el mundo. Como papá, siempre está leyendo. Es un pesado». Frunció los labios y corrió hacia el gran estudio del tercer piso. Luego, entró en él y dijo: —¡Sr. Adrián Bonilla, su tercera prometida también es una cobarde!

Fragmentos del pasado novela enlaces:

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.