Descargar Cuando era muda novela en EPUB | PDF | MOBI

Sinopsis de Cuando era muda novela

Reseña del libro Cuando era muda novela

Cuando era muda novela pdfCuando era muda novela pdf descargar gratis leer online JoyreadEnfrentando la excusa crítica de su abuela y las obstrucciones de su artífice, Delfina Murillo no tuvo más perfeccionamiento que reemplazar a su mamá en el enlace con la tribu Echegaray. No hubo visitantes, por ende no hubo una liturgia de uniones pues no podría participar siendo una ¡esposa muda! Justin Burton le advirtió con pasividad: «Aunque no estoy satisfecho con que hayan sustituído a la novia, tú te has equilibrado con mi dinastía, asique deberás obedecer tus misiones. De lo contrario…»Capítulo 1La noche de su boda, Delfina Murillo estaba sentada en el borde de la cama con un sabor amargo en la boca que se extendía hasta el fondo de su corazón. Ámbar no estaba dispuesta a casarse con el desfigurado hijo mayor de la familia Echegaray, por lo que su padre le había pedido a su hermana Delfina que ocupara su lugar. Luego de la boda, fue llevada a la Residencia Echegaray sin ceremonia ni invitados, como si fuera una novia que no estaba a la altura de las circunstancias, lo que la hizo sentirse totalmente decepcionada con la familia. En ese momento, el chirrido de la puerta interrumpió sus pensamientos, y levantó la vista para encontrarse con los ojos negros, largos, estrechos y afilados de un hombre. Era Santiago Echegaray, su marido. Era alto y delgado, pero no corpulento, mientras que su rostro anguloso y sus labios comprimidos le daban un aspecto frío, arrogante y alocado, como un halcón dominante en una noche oscura. Sin embargo, su rostro, antes apuesto, estaba estropeado por una cicatriz que iba desde la frente hasta la barbilla. Eso le daba un aire de ferocidad. Delfina apartó los ojos sin darse cuenta bajo su penetrante mirada. De repente, dijo con absoluta certeza: —Tú no eres Ámbar. —La dama que tenía ante sus ojos era mucho más hermosa. Delfina extendió las manos y le hizo un gesto. Santiago frunció el ceño. —¿Qué estás haciendo? Delfina se sorprendió por un momento. Sólo entonces se dio cuenta, con la ventaja de la retrospectiva, de que él no podía entender su lenguaje de signos. Tras esbozar una sonrisa avergonzada, sacó el papel y el bolígrafo que había traído, escribió una frase y se la mostró. Al instante, vio los ojos del hombre congelarse. Dejó escapar una mueca y dijo: —¿Qué quiere decir Gerardo Murillo con esto? Sabe que quiero a Ámbar, y sin embargo me ha enviado a una hija muda y bastarda a propósito. Las palabras «hija muda y bastarda» hicieron que la respiración de Delfina se detuviera y bajara la mirada. Al instante siguiente, el hombre le levantó la barbilla y le preguntó con una voz tan fría como el agua en invierno: —¿Creen que soy tan fácil de engañar? Las pequeñas manos de Delfina se cierran en puños en sus mangas. «Está furioso. ¿Va a echarme? Si es así, no sé qué pasará con los gastos médicos de la abuela…», pensó para sí misma. Quiso explicarse, pero sólo pudo sentir cómo se le estrechaba la garganta bajo la escalofriante mirada del hombre. Mientras sus ojos se apagaban lentamente, el hombre ordenó de repente: —Ven aquí. «Esto es… ¿Me permite quedarme?» Delfina se alegró al principio, pero luego pensó en lo que estaba a punto de afrontar. Poco a poco se fue poniendo nerviosa y una fina capa de sudor cubrió las palmas de sus manos. Al ver su vacilación, Santiago pensó que se había acobardado. Entonces exigió impasible: —Estoy muy descontento con el hecho de que tu familia haya sustituido a la novia por otra persona. Pero ahora que ya estás casada conmigo, tienes que cumplir tus obligaciones como mi esposa. Delfina se mordió el labio inferior, se tumbó y giró la cara hacia la izquierda. Entonces, escuchó una burlona mueca al llegar a sus oídos. —Te pido que me atiendas mientras me baño. La cara de Delfina, que era blanca como la porcelana, se puso roja al instante. Se incorporó de inmediato y vio al hombre disfrutando de cómo había hecho el ridículo. La ira llenó sus ojos y pensó para sí misma: «¿Se está divirtiendo mientras se burla de mí?» Los ojos de Santiago se entrecerraron y su voz se volvió sombría. —¿Qué esperas? Delfina reprimió sus emociones y se acercó de a poco hacia él, pero sin querer le arañó la piel con sus torpes dedos. De repente, Santiago la agarró de la muñeca y se acercó a ella. —¿Lo has hecho a propósito? Delfina se quedó inmóvil por un momento. Luego, sacudió la cabeza confundida. Mientras Santiago la miraba fijamente, otro par de ojos claros y brillantes aparecieron en su cabeza, recordándole a la familia Murillo, la principal culpable de haber destruido esos mismos ojos. Se burló y dijo: —No tenía intención de tocarte esta noche, pero ya que no soportas estar sola, voy a ayudarte.

Cuando era muda novela enlaces:

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *