Descargar Alma de mujer de Neo Coslado en EPUB | PDF | MOBI

Cual es el argumento de Alma de mujer de Neo Coslado

Alma de mujer de Neo Coslado – Sinopsis:

Alma de mujer de Neo Coslado pdfAlma de mujer de Neo Coslado pdf descargar gratis leer online1
Ainhoa
Aunque te lo he dicho muchas veces, te lo vuelvo a repetir, nunca tuve tanta necesidad de besar unos labios, como los tuyos. Por cierto, me encanta cuando hablas y los arrugas, de esa manera tan natural y pícara tuya.
Y tus ojos, ay, esos ojos tuyos, tan expresivos y capaces de desarmarme por completo, cuando los he tenido frente a mí.
Sueño tantas veces contigo, que ya no vivo apenas, en mi realidad.
Querida mía, me tienes que decir, cómo lo haces, para conseguir hechizarme por completo, cada vez que despliegas tu sonrisa. Me gustaría que me explicaras, qué secreto guarda tu cara, para dibujar un rostro de niña, donde solo hay una mujer.
Querida mía, nunca deseé tanto saber, a qué sabrán tus besos, cómo reaccionaria mi alma, cuando mi piel rozara la tuya.
Querida mía, son tantas las sensaciones que pasan por mí, cada vez que te pienso, que mis letras, no encuentran abecedarios suficientes, para poderlo expresarlo.
2
Diosa
Te diría muchas cosas, pero prefiero, mientras acaricio tus mejillas, besarte en los labios, hacerlo de tal manera, que entiendas la pasión que siento por ti. Que sientas no solo en tus labios, sino en lo más profundo de tu alma, que te deseo con todas mis fuerzas, que quiero amarte como nadie lo ha hecho jamás. Quiero que te sientas la mujer más afortunada del mundo, que mi boca sobre la tuya te haga ver, que eres una belleza de mujer, que brillas con luz propia, que no puedes ocultar, la diosa que hay en ti.
3
ven
Ven, voy a hacer que te sientas la mujer más bella, cuando me mires a los ojos, y veas en ellos, lo que siento por ti.
Ven, haré que tú misma descubras, la diosa que nunca supieron ver en ti. Sabrás de una vez por todas, qué es lo que se siente, cuando eres amada por completo.
Ven, desabrocharé todos los botones de tu piel, para acariciar tu alma y besar tu corazón.
Ven, mi puerta está abierta, entra desnuda, yo te vestiré de amor.
Ven…
4
Cuando
Cuando te vaya a hacer el amor, no hace falta que te desnudes.
Yo te haré el amor, cuando entre mis brazos te diga: tranquila, todo está bien, no voy a permitir que nadie te haga daño. Apoya tu cabeza en mi pecho, escucha mi corazón, cada latido nace por ti, y mientras esté latiendo, él te protegerá y será tu refugio contra el mal.
Cuando te vaya a hacer el amor, no hace falta que te desnudes.
Yo te haré el amor, cuando te mire, y veas en mis ojos, que nunca te abandonaré, que estaré a tu lado, siempre y cuando tú quieras. Que no los voy a cerrar, mientras tú necesites mirarlos, para que sean la luz, que te aparte de las tinieblas.
Cuando te vaya a hacer el amor, no hace falta que te desnudes.
Yo te haré el amor, cuando me siente a tu lado, para escucharte, para hacerte ver, que conmigo nada debes callar, que en mí, puedes confiar.
Cuando te vaya a hacer el amor, no hace falta que te desnudes.
Yo te haré el amor, cuando veas, que siempre estoy, cuando cierres tus ojos, y veas los míos. Cuando camines sola, pero siempre de mi mano,; cuando sueñes en la noche, entre las sábanas de mi piel. Cuando despiertes, y yo esté en tu realidad.
Cuando te vaya a hacer el amor, no hace falta que te desnudes; ya lo haré yo por ti.
5
No voy a mirar
No voy a mirar, si te sobran kilos, yo solo voy a sentirte, a saborearte de arriba abajo y recorrer con mis labios, cada centímetro de tu cuerpo.
Yo no voy a mirar tus pechos, serán mis manos, las que arranquen tus gemidos y mi deseo, cuando los acaricie con pasión y dulzura.
Yo no voy a mirar tus estrías, serán mis besos, los que las borren para siempre de tu cabeza.
Yo no voy a mirar tu tripa, la voy a dejar plana de complejos, con las caricias que no supieron moldear sobre ella.
Yo sí voy a mirar, voy a mirar, cómo te sientes mujer, cómo te liberas de tus miedos y espantas tu pudor. Sí, voy a mirar, cómo te tocas delante de mí, orgullosa de tu cuerpo de mujer.
Voy a mirar, cómo te amas, mientras yo te amo.
6
Eres fuerte
Eres fuerte, sí  lo eres, y te lo voy a demostrar. Aunque haya momentos que las fuerzas te fallen, aunque pienses que el túnel está cada día más oscuro, que la tormenta no escampa y la lluvia se lleva todas tus ilusiones.
Eres fuerte, aunque la flechas del pasado, sigan clavándose en tu corazón, aunque quien menos te esperaba, te responda con el peor de los castigos, la indiferencia,.
Hazme caso, eres fuerte, a pesar de que la incertidumbre, te siga en cada paso que das, a pesar de que tus lagrimas, no dejen de florecer, con la semilla del miedo y la soledad.
Yo te voy a demostrar, que a pesar de que caminas sin rumbo y crees que vas a la deriva, eres fuerte, claro que lo eres. aunque en silencio, te preguntes una y otra vez,  por qué? qué he hecho yo? Y a pesar de que la respuesta nunca llegue, claro que eres fuerte, más de lo que tú te crees. Y seguirás siendo fuerte, aunque te sigas sintiendo culpable, de que tu suerte, te esté siendo esquiva, aunque veas demonios, en todas las esquinas.
Eres fuerte, aunque hayas dejado de creer en ti, y sientas que el mundo, te ha dado la espalda, aunque nadie escuche tus lamentos y no encuentres en ningún sitio, tu hogar.
Yo te voy a demostrar en tres segundo, que eres fuerte. Contaré tres, y sonreirás, y será entonces, cuando te des cuenta, del poder que tienes, al esbozar esa sonrisa.  Sentirás que tienes en ti, todo el poder necesario, para derribar todas las barreras, que te impiden ver que así es.
Uno, dos, tres.
7
Tu belleza
Se realza tu belleza, con el paso del tiempo. Se refleja en tu mirada, tu corazón de niña y tu alma de mujer.
Un día me cautivaron tus ojos, me hechizó tu sonrisa pícara, me atrapó la sensualidad de tus labios. Y después de esto, ya no hubo ni un solo día, sin que se reflejara en mi pensamiento, el sol de tu belleza.
8
Madurez
Me gusta la belleza que la madurez va moldeando en un rostro de mujer.
Me encanta ver como el cincel de los años, va dando forma, a las arrugas de la felicidad, que se muestran en cada sonrisa.
Me gusta besar unos labios, que a base de soportar besos de mentira, saben besar de verdad.
Me gusta sentir sobre mi cuerpo, la sinceridad, la pasión y el deseo de una mujer que se hizo bella y sabia, con el paso de las lunas.
Me gusta contemplar la serenidad y templanza de unos ojos, que saben que el paso del tiempo, los mantienen más vivos cada día.
Me gusta la mujer madura de cuerpo, de alma y corazón, pero sobre todo, de mente.
9
Ella
Durante un largo rato, contempló su fotografía, veía a una mujer increíblemente bella. Su mirada era profunda, limpia y a la vez enigmática; su rostro dibujaba una sonrisa natural, fresca, transparente, llena de bondad.
Su pelo rubio rizado, caía como una cascada y acariciaba sus hombros, era el complemento perfecto para adornar toda esa belleza que ella atesoraba. Sin embargo, antes de apartar sus ojos de la fotografía, tuvo claro, lo que de ella le enamoró; su imperfección, su mente inquieta, su sencillez, su locura…
10
su inteligencia
Voy a decir, qué me enamoró de ella:
Siempre que aprecia ante mí, lo hacía dejando ver, un escote sugerente, sexy y muy sensual. Sus piernas siempre al descubierto, eran tersas, muy esbeltas y morenas.
Cuando caminaba, su espectacular cuerpo, no dejaba indiferente a nadie, hombres y mujeres, se daban la vuelta para mirarla.
Sus ojos azul turquesa, su pelo color miel, sus labios carnosos y su sonrisa arcoíris, le hacían deslumbrar allí, donde ella estuviese presente.
Su voz era tan dulce, que cada vez que hablaba, era como escuchar, una dulce melodía.
Sí, tengo que decir, que nada de esto llamó mi atención de manera especial, hasta que su inteligencia, me enamoró.
11
A ti
Lo hice en alguna ocasión, pero hoy más que nunca, quiero alzar la voz por ti:
A ti, que te esconden bajo la más completa oscuridad y llenan tu vida de miedos y amenazas. A ti, que te denigran y pisotean, solo por ser mujer. A ti, que te roban toda tu dignidad y borran de tu mente, la palabra, libertad!
A ti, que das la vida a quien te odia, a quien se cree más que tú, pero es maestro de la ignorancia. A ti, que no dudan en tirarte la piedra, con la mano manchada de cobardía y soberbia.
A ti, que te amordazan, para que nadie pueda escuchar tus gritos de impotencia y desesperación. A ti, que no eres nada, para quien se cree que es todo.

Alma de mujer de Neo Coslado enlaces:

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.